21 de enero de 2021

El populismo presidencial vrs. Acuerdos de Paz

No solo quita legitimidad a los Acuerdos de Paz sino que también llama «patéticos» a los salvadoreños y a la comunidad internacional que conmemoraron el aniversario. El presidente Nayib Bukele se mantiene firme a su discurso de deslegitimar y menospreciar los Acuerdos de Paz, y además le pone la cereza a sus palabras al calificar de «patéticos» a quienes lo conmemoraron.

A través de su red social, la cual es su trinchera de ataque, Bukele no reparó en decir:«¿Se dan cuenta quiénes han salido a defender los mal llamados «acuerdos de paz»?. Véanlos, recuerden lo que le hicieron a nuestro país, analicen a quiénes responden y para quiénes trabajan. Todos unidos, tratando de salvar el último engaño de una era moribunda. Patéticos». Amparo Marroquín, catedrática e investigadora, sostiene que el jefe de Estado es fiel a un mensaje lineal y al señalar que en 10 años no se hizo nada, olvida que el FMLN es su antiguo partido político y con el cual hizo carrera política.

Sus críticos opinan que, el verdadero interés que lo mueve a deslegitimar los Acuerdos de Paz y llamar patéticos a los salvadoreños que lo conmemoraron, junto a la comunidad internacional, entre ellos los firmantes, es una estrategia mediática, cuyo objetivo es hacer creer que con su gobierno, el país vivirá una verdadera paz y una verdadera independencia, como lo citó en las fiestas patrias del 15 de septiembre de 2020.

Sin embargo, la realidad nacional demuestra lo contrario, un claro ejemplo de ello, son las maras. Estas tienen más control territorial que antes de la toma de posesión de Bukele, pero con el poder en las manos lo oculta, desprestigiando a sus adversarios y cerrando la puerta al diálogo.