15 de enero de 2021

Luis Rodríguez no cumple los requisitos como director BCIE

El excomisionado presidencial para Proyectos Estratégicos de la Presidencia, Luis Rodríguez no cumple con las competencias para ser director país por El Salvador en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Ayer la economista Tatiana Marroquín, difundió el Convenio Constitutivo del BCIE, que en el artículo 16 establece: “Los Directores deberán ser personas de reconocida capacidad y amplia experiencia en asuntos económicos, financieros o bancarios”.

Sin embargo, según el currículum disponible en el Portal de Transparencia, Rodríguez estudió Diseño Gráfico, aunque no aclara si se graduó. Luego, en su experiencia laboral se enfoca primordialmente en marketing, menciona algunos proyectos sociales de organizaciones, pero no especifica cuáles fueron sus funciones ni los resultados, por lo que ninguno de ellos tiene relación con economía, finanzas o banca. Rodríguez se ha desempeñado, además, como Jefe de Trademarketing e imagen de marcas de licores; Asesor de Proyectos de Marketing; Gerente de Trade Marketing y Desarrollo de Marcas; Gerente de Cuentas Clave.

También fue asesor del despacho del alcalde Óscar Ortiz, del FMLN, entre 2012-2015; luego menciona cuatro proyectos de organizaciones, pero no especifica qué cargo tuvo o qué funciones realizó, ni las fechas de desempeñó. Finalmente entre 2015-2019 fungió como jefe Corporativo de Comunicaciones en CEL y su último cargo fue el de comisionado de Proyectos Estratégicos.

El nombramiento de Rodríguez para el cargo de representante país en el organismo regional sucede un año y medio después de que el mandatario solicitara, por medio del entonces ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, la remoción de Guillermo Enrique Funes Cartagena, (hermano del ex presidente y prófugo de la justicia Mauricio Funes asilado en Nicaragua) quien fue el último representante del país ante el BCIE. El organismo financiero indicó que apoyará al Gobierno de El Salvador a través de una cooperación técnica no reembolsable por 450,000 dólares para determinar la viabilidad del desarrollo de la red ferroviaria del país para carga y pasajeros, incluida la del Proyecto del Tren del Pacífico.