27 de noviembre de 2021

Masivo rechazo marca el primer día del Bitcoin como moneda legal

Una multitudinaria protesta marcó el inicio del Bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador.

Diferentes organizaciones sociales salieron ayer a las calles a protestar contra el uso del criptoactivo y exigir a la Asamblea Legislativa derogar la ley, considerada por muchos economistas como improvisada y dañina para la economía nacional.

Uno de los inconformes afirmó que “el Gobierno no escucha las necesidades del pueblo”, por lo que añadió que, lejos de beneficiar al país, la nueva ley “viene a entorpecer la economía salvadoreña”.

Esta ha sido una de las marchas más concurridas por asociaciones sindicales y organizaciones independientes que se ha realizado en los dos años de gobierno de Bukele y que muestran el descontento y desconfianza que la población tiene hacia el criptoactivo. Otras marchas más, organizadas por jueces, también se sumaron a las quejas contra el Ejecutivo.

El inicio de la ley no pudo ser más caótico. Mientras en las calles centenares de salvadoreños exigían la derogatoria de la ley, miles de ciudadanos a los que el gobierno les prometió $30 en Bitcoin al obtener la billetera virtual Chivo no pudieron descargar la aplicación desde sus teléfonos celulares y mostraron su descontento en las redes sociales.

Aunque la promesa del gobierno fue que a las 00.00 horas del 7 de septiembre la aplicación móvil estaría lista en las tiendas de los teléfonos con sistema Android, Apple y Huawei, esta no estuvo disponible durante todo el día para muchos de los usuarios, por lo que no pudieron usarla.

Muchas de las personas que llegaron a los kioscos lo hicieron atraídos por hacer efectivos los $30 del bono que el gobierno ofreció de fondos públicos. Pero al ver que no podían descargar la aplicación ni tampoco sacar el dinero del cajero automático, se retiraban. Y lejos de ganar dinero, los salvadoreños perdieron ayer al menos $2.7 millones de sus impuestos debido a la volatilidad del Bitcoin a nivel internacional, pues el Gobierno anunció el 6 de septiembre una primera compra de 200 bitcoins, cuyo precio al momento del anuncio era de $51,923.8, lo que representó un gasto estatal de $10.3 millones.